Errores comunes al establecer el precio de tus productos o servicios

Array

La fijación de precios de un producto o servicio que entrega un negocio, va a depender de qué forma se generan nuevas ventas. Si la fijación de precios es incorrecta,  puede afectar directamente a la rentabilidad de tu negocio.
Cuando comiences a determinar cuánto cobrar por tus productos o servicios, aléjate de estos errores comunes de fijación de precios.

1.-  Vender por menos de lo que corresponde
Para determinar precios realistas, debes ser consciente de todos los costos implicados en la producción de tu productos o servicios. Esto incluye costos fáciles de rastrear como el precio de los suministros, así como costos menos tangibles asociados con las destrezas y el conocimiento que se aportan. Algunas emprendedoras determinan precios sin tomar en cuenta estos gastos. Puede que olvides de sumar gastos generales como arriendo, costos asociados a suministros -luz o agua- o que simplemente, tengas dificultad para determinar un precio por lo que vale tu tiempo.

2.- Revisar a la competencia
Otro error es basar la estructura de fijación de precios en la competencia, porque los costos que ellos usan puede que sean poco convenientes para tu emprendimiento.  Por ejemplo, es posible que ellos paguen a proveedores menos o más que tú, o bien que compren tecnología distinta o que tengan presupuestos de marketing mayores o menores. 

Por supuesto que es valioso y útil saber cuánto cobran tus competidores, para poder confirmar que sus precios son realistas para el mercado. Si observas que tus cifras son muy inferiores a las de tus competidores, verifica y asegúrate de no haber dejado algo fuera de la ecuación de fijación de precios. Y al revés si son muy altos, considera que quizás  puedas perder clientes si no lo adecuas bien.

3.- Competir por los precios
Determinar precios sólo para vencer a la competencia es una proposición peligrosa. Seguramente atraerás compradores de esta manera, pero es probable que no sean clientes leales. Si el bajo costo los atrajo a tu emprendimiento o negocio, pueden abandonarte cuando aparezca una opción menos costosa. Un mejor enfoque es diferenciarte de los competidores de otras maneras, como un servicio al cliente superior, mejores características en los productos o mejor calidad.

4.- Bajar los precios sin cambiar la entrega
Entregar un pedido acordado por un precio menor puede involuntariamente dar el mensaje de que tus precios iniciales eran demasiado altos y todo negocio futuro está abierto a la negociación de los precios. Un mejor enfoque consiste en acordar un precio inferior,  pero cambiar levemente los términos de entrega. Por ejemplo, si vendes té especiales puedes aumentar los costos no del producto, sino que por concepto de envío.

5.-  Determinar precios al azar
Algunos clientes pueden insistir en querer comprender cómo se diseña tu estructura de fijación de precios, de modo que es crucial que puedas justificar los precios que cobras. Además, salvo que tengas un claro sentido de cómo se relacionan los costos con tus precios, será difícil para ti identificar cuándo es el momento correcto para ajustar el importe que cobra.

¿Cómo fijaste los precios de tu producto? Cuéntanos cómo ha sido tu experiencia

Fuente imagen: Pixabay.com

 

Agregar comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar

Comentarios

muchas gracias por esta

Imagen de Franschessca-Andrea gonzalez-meza

muchas gracias por esta asesoria. Es lo que tiende a costarme al a hora de poner precio a mi tiempo trabajo y resultado

Estimada Franschessca, nos

Imagen de María José Ramírez

Estimada Franschessca, nos alegramos que el contenido sea de tu utilidad, gracias por el comentario y sigue visitándonos, saludos!

Para establecer el precio

Imagen de Sandra Ríos-O

Para establecer el precio final hay que tener en cuenta el valor de los insumos usados, tú mano de obra y gastos como agua, electricidad, arriendo, finalmente lo que uno quiere ganar. Me faltaría algo? Me gustaria saberlo y también entender como establezco la cantidad que quiero ganar al servicio o producto que ofrezco. Gracias.