¿Qué es la equidad de género en el mundo laboral?

Básicamente en este caso hablamos de que tanto hombres como mujeres puedan acceder, de forma igualitaria, a trabajos bien remunerados, productivos y en un contexto seguro de libertad y dignidad humana. 

En Chile, el nivel educacional es similar, tanto para hombres y mujeres, sin embargo, somos el sexto país con menor participación laboral de las mujeres, entre los miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Desafíos:

Sin lugar a dudas tenemos que avanzar en diversos ámbitos. Uno de ellos es la tasa de participación laboral femenina. En Latinoamérica llega al 60%, mientras que en nuestro país recién está cerca del 50% (INE).

Por otro lado, las mujeres se concentran en actividades ligadas al comercio, salud, servicios y enseñanzas. Del otro lado de la moneda y con un nivel de participación muy menor, aparecen la agricultura, minería y energía.

Otro aspecto donde se refleja la desigualdad  es en lo referente a puestos de alta responsabilidad, dentro de las organizaciones. En la práctica, las mujeres encuentran diversos obstáculos en sus trayectorias laborales para llegar a los puestos más altos.

Desde el año 2009 existe en el país, una ley de igualdad de remuneraciones, sin embargo, la brecha salarial persiste, siendo el ingreso promedio de las mujeres un 30% menor, al de los hombres. 

La buena noticia es que hoy, se están impulsando diversas iniciativas para mejorar ésta y otras situaciones. Tanto el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, como otras organizaciones de la sociedad civil han desarrollado campañas para romper con los estereotipos de género y las brechas.

Por su parte, varias universidades han impulsado programas para atraer mujeres y retenerlas en carreras de ciencias y tecnologías. Asimismo, diversas empresas han asumido el desafío de contar con más mujeres, en puestos de decisión.

Además de lo anterior, incluso el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha generado iniciativas como el Sello de Igualdad de Género para empresas públicas y privadas, a fin de reconocer la igualdad entre hombres y mujeres como un elemento fundamental en el mundo laboral. 

Básicamente en este caso hablamos de que tanto hombres como mujeres puedan acceder, de forma igualitaria, a trabajos bien remunerados, productivos y en un contexto seguro de libertad y dignidad humana. 

En Chile, el nivel educacional es similar, tanto para hombres y mujeres, sin embargo, somos el sexto país con menor participación laboral de las mujeres, entre los miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Desafíos:

Sin lugar a dudas tenemos que avanzar en diversos ámbitos. Uno de ellos es la tasa de participación laboral femenina. En Latinoamérica llega al 60%, mientras que en nuestro país recién está cerca del 50% (INE).

Por otro lado, las mujeres se concentran en actividades ligadas al comercio, salud, servicios y enseñanzas. Del otro lado de la moneda y con un nivel de participación muy menor, aparecen la agricultura, minería y energía.

Otro aspecto donde se refleja la desigualdad  es en lo referente a puestos de alta responsabilidad, dentro de las organizaciones. En la práctica, las mujeres encuentran diversos obstáculos en sus trayectorias laborales para llegar a los puestos más altos.

Desde el año 2009 existe en el país, una ley de igualdad de remuneraciones, sin embargo, la brecha salarial persiste, siendo el ingreso promedio de las mujeres un 30% menor, al de los hombres. 

La buena noticia es que hoy, se están impulsando diversas iniciativas para mejorar ésta y otras situaciones. Tanto el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, como otras organizaciones de la sociedad civil han desarrollado campañas para romper con los estereotipos de género y las brechas.

Por su parte, varias universidades han impulsado programas para atraer mujeres y retenerlas en carreras de ciencias y tecnologías. Asimismo, diversas empresas han asumido el desafío de contar con más mujeres, en puestos de decisión.

Además de lo anterior, incluso el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha generado iniciativas como el Sello de Igualdad de Género para empresas públicas y privadas, a fin de reconocer la igualdad entre hombres y mujeres como un elemento fundamental en el mundo laboral. 

Agregar comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar