Deporte y Trabajo: Resultados de esta combinación

Array

Para nadie es un misterio que practicar deporte (cualquiera sea la disciplina) es beneficioso, incluso, en algunos ámbitos, que, muchas veces, no nos damos cuenta. Uno de ellos es nuestro trabajo.

Si incorporamos alguna actividad deportiva estaremos ayudando a nuestra circulación sanguínea. Gracias a ello seremos capaces de mantener una mente lúcida. Además, tendremos más oxigenación y  un mejor rendimiento celular. 

Todo lo anterior, que puede sonar un poco enredado, nos produce estar más despiertas, mantener un estado de alerta y enfrentar el día a día, con mayor agilidad.

Además, cuando practicamos algún deporte liberamos tensiones, gracias a las endorfinas (conocidas como encimas de la felicidad), las cuales hacen posible que podamos mantener un estado anímico positivo, alegre y tranquilo. En términos simples, hace que nosotras podamos tomar decisiones con la mente fría, incluso con presiones extrañas.

Por si fuera poco, diversas investigaciones indican que quienes practican deporte tienen un alto grado de competitividad, además de mayor sentido de superación, tolerancia a la frustración y capacidad para resolver problemas.

El deporte también fortalece nuestras defensas, permitiéndonos tener una baja tasa de ausentismo laboral. Por su parte, nos ayuda a subir la autoestima, lo que significa también, más seguridad en nosotras mismas.

¿Sabías que con el deporte también puedes ayudar a otras personas?

Inscríbete en la Corrida por la Vida para apoyar a las mujeres que padecen cáncer de mama. Entra aquí

 

Agregar comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar

Comentarios