10 cosas que impiden tu crecimiento profesional

Array

Sólo si somos capaces de identificar los posibles problemas que se nos presenten, seremos capaces de romper las barreras que nos impiden crecer, en nuestro trabajo.

Algunos de estos obstáculos tienen que ver con otras personas, con la forma de trabajar de las empresas y por supuesto, con nosotras mismas.

Malos jefes

Cuando las personas que tienen equipos  a cargo, dejan de lado su labor de guía y están más preocupadas por lograr resultados a corto plazo, son un verdadero obstáculo para tu crecimiento profesional.

Ausencia de trabajo en equipo

Trabajar en equipo, nos ayuda a aprender de los demás y desarrollar una serie de habilidades. Cuando alguien comienza a funcionar, sólo por su cuenta, todo el esfuerzo literalmente, cae en un saco roto.

No hay objetivos

Si hay metas definidas, los esfuerzos se focalizan y podemos sacar partido a nuestras competencias. En el caso de que no haya claridad, será mucho más difícil explotar nuestro talento.

Falta de autoconocimiento

El primer paso del desarrollo profesional es conocer nuestras propias fortalezas, debilidades o preferencias. Si en tu trabajo, no hay mecanismos de evaluación objetivos o planes de mejora, difícilmente podrás seguir creciendo, porque no sabrás en qué ámbitos necesitas trabajar para seguir mejorando.

Proyectos inadecuados

Cada persona es hábil en distintas cosas. Es muy importante que desarrolles labores en el proyecto o faceta que mejor se adecúe a tu perfil, competencias y conocimientos. De lo contrario quedarás atrapada en un trabajo que no te permitirá sacar lo mejor de ti.

Falta de comunicación

Es necesario saber cómo estamos avanzando en nuestro trabajo, qué estás haciendo bien y qué ámbitos necesitan un nuevo rumbo. Si esto no ocurre, tu talento se bloquea.

Desconfianza

Una de las variables que favorece el desarrollo del talento es la confianza. Si vives en un ambiente laboral, donde la confianza no existe, tarde o temprano comenzará a afectarte. Tienes que entender que este tipo de entornos, en nada favorece a tu crecimiento.

No adaptarse a los cambios

Hoy más que nunca, las empresas viven procesos de transformación. Esto repercute en que hay un entorno marcado por la incertidumbre y hay que aprender a vivir con ella. Lo bueno de esto es que estamos llamadas a explotar nuestra creatividad, flexibilidad y tolerancia al cambio. Ser poco flexible y no estar dispuesta a adaptarnos a las nuevas exigencias hará que tarde o temprano, nos  quedemos atrás.

Poca autocrítica

Ser críticas con nosotras  mismas, tanto en lo bueno como también en lo malo es necesario para nuestro continuo crecimiento. Los errores muchas veces son necesarios para mejorar. Lo importante aquí es sobreponerse a las equivocaciones y aprender de ellas.

Falta de compromiso con nosotras mismas

Nosotras mismas podemos convertirnos en nuestros principales obstáculos. A menos que seamos capaces de tomar las riendas de nuestra carrera, no llegaremos muy lejos.

Es importante resaltar que la empresa en la cual trabajemos puede ayudarnos en proporcionar los medios para favorecer nuestro desarrollo, pero en ningún caso, se le puede dar toda la responsabilidad de hacer crecer nuestro talento. Eso en gran medida, depende de ti.

Agregar comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar