Tolerancia a la Frustración, Flexibilidad y Creatividad en el Emprendimiento

Array

Durante la travesía del emprendimiento, de seguro has pasado por diferentes etapas emocionales que pueden haberte afectado de distintas maneras. Claves para superar momentos difíciles, las personas resilientes se caracterizan por ser realistas, exactas y flexibles.

La frustración es un estado de decepción que se da cuando no se alcanza aquello que se desea. Según nuestras características personales, reaccionaremos de diferentes maneras frente ella: existe un umbral de tolerancia diferente en cada persona. Mal que nos pese, es parte de la vida y debemos ser capaces de aceptar la realidad y desarrollar herramientas que nos permitan ser proactivos. El mundo emprendedor no escapa de esta encrucijada y, por eso, es importante saber reconocer una situación de crisis y tomar cartas en el asunto, viendo estos momentos críticos como oportunidades de crecimiento y aprendizaje.

La invitación es a tratar de ser resilientes. María Esperanza Barberian, psicóloga especialista en emprendimiento, nos explica que los pilares de la resiliencia “incluyen un adecuado nivel de autoestima y alta capacidad de introspección; independencia para saber fijar los límites entre uno mismo y el medio; capacidad de relacionarse; iniciativa entendida como ponerse a prueba en tareas progresivamente más exigentes y creatividad o capacidad de pensamiento crítico. Las personas resilientes se caracterizan por ser realistas, exactas y flexibles. Cometen menos errores de pensamiento, como la exageración o sacar conclusiones precipitadamente, sin evidencias que las corroboren e interpretan la realidad de un modo más exacto que las personas menos resilientes”, profundiza en la explicación.

Algunas claves para desarrollar la resiliencia:

  • Usa un pensamiento constructivo. La invitación es a aprender de los fracasos o errores y continuar construyendo. No te detengas o decaigas.
  • Piensa de forma realista. Procura tener una perspectiva amplia y piensa que esos problemas no van a durar para siempre, sino que acabarán pasando. Es pensar que tienes la capacidad suficiente para afrontarlos y encontrar soluciones.
  • Establece metas realistas que ayuden a empezar a cambiar las cosas que deseas cambiar.
  • Actúa, no esperes a que la solución aparezca. Sé proactivo.
  • Sé optimista, aunque sin dejar de ser realista.
  • Aprende a crecer con los problemas. Los problemas o las crisis son retos que te empujan a sacar lo mejor de ti mismo, a ser fuerte, a pensar y buscar soluciones, a actuar. A menudo empujan a cambiar nuestro punto de vista y hacerlo más amplio y flexible. Hacen madurar y ver el mundo y a los demás de un modo diferente.

Agregar comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar